Biodiversidad, Curiosidades, Historia

La palmera canaria (Phoenix canariensis) es la única especie endémica de palmera de Canarias. Sin embargo, se puede encontrar en todos los continentes del planeta desde hace un par de siglos.

A pesar de su origen insular, la palmera canaria conforma parte de la identidad de algunos lugares emblemáticos fuera del archipiélago. Entre ellos, cabe destacar la Costa Azul Francesa, el paseo de Palm Drive en California o en el circuito Albert Park del Gran Premio de Australia de Fórmula 1.

Primeros pasos de la palmera canaria

La historia de esta especie fuera de las islas comienza en 1815, cuando el botánico noruego Christen Smith se llevó algunas semillas. Sin embargo, gracias al impulso de comerciantes belgas en 1860, se popularizó su recolección y reproducción en el viejo continente.

Precisamente, el primer registro de una palmera canaria plantada fuera de Canarias data de 1864. En ese año, el vizconde Joseph de Vigier adquirió 3 ejemplares en maceta a un comerciante belga para plantarlos en su jardín palaciego. Serían las primeras palmeras canarias en Niza, pero no las últimas.

Coincidiendo con la belle époque (1871 – 1914), la palmera canaria se convirtió en símbolo de riqueza y elegancia por toda la Costa Azul francesa. En esa época, Niza se convirtió en la ciudad de mayor crecimiento de Europa. Este hecho provocó la llegada de turistas adinerados procedentes de Francia, Gran Bretaña o Estados Unidos que quedaron prendados de la palmera canaria.

Era de hora de saltar el charco.

Postal de la riviera francesa de la década de 1930

Tú a Australia, yo a California

De la Belle Époque europea a la Gilded Age (1878-1889) estadounidense, la palmera canaria se convirtió en un hit en el país norteamericano. Por su elegante porte y rápido crecimiento, se convirtió en la favorita para poblar avenidas, parques y fincas de los Estados Unidos.

De esta forma, acabó siendo protagonista de paseos icónicos como la avenida Palm Drive en California o patios como el de la prestigiosa Universidad de Standford.

cambio de la carretera de palm drive
Paseo de Palm Drive en la actualidad y hace 100 años, cuando se plantaron las palmeras canarias

Mientras esto sucedía, la palmera canaria llegaba a Australia, donde aún hoy podemos encontrarla. Desde finales del siglo XX se puede disfrutar de más de 300 de ellas en paseos kilométricos a lo largo de la playa de Beaconsfield Parade o en los jardines del Albert Park, por el que transcurre el circuito del Gran Premio de Australia de Fórmula 1.

La palmera canaria, ¿peor en casa?

A pesar del interés internacional de esta especie, muchos espacios en Canarias parecen preferir el uso de otras palmeras ornamentales. Nadie duda de su inestimable valor ornamental, pero la introducción de especies puede suponer un problema.

Ya se ha comentado que la globalización de la palmera canaria ha servido para embellecer icónicos lugares del mundo. Sin embargo, su extensión sin control, podría generar problemas a las especies nativas, como la situación que vive en su lugar de origen, Canarias.

La introducción de la palmera datilera en Canarias provoca hibridaciones que hacen perder variabilidad genética a la palmera canaria. Esta y otras introducciones han provocado plagas, infecciones y otro tipo de afecciones que no existían en las islas antes de su llegada.

A pesar de su situación en el archipiélago, hay algo que se debe admitir. La palmera canaria conquistó el mundo.

Nuevos QR para Tótems Tenerife

Tótems Tenerife cuenta con nuevos códigos QR que agilizarán la interacción del público con el proyecto. La pérdida de contraste en los códigos anteriores hizo

Leer más »

Nace Brinzal Colegios

El programa BRINZAL se desarrolló entre marzo y octubre de 2023. Las estaciones se instalaron en seis ubicaciones privadas. Estas estaban localizadas estratégicamente dentro del

Leer más »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close Search Window